Falla Cardíaca. (El inicio)




Se acerca la hora, el día, el mes, donde todo inicia a decaer.  
Fueron tantos años que estuvimos juntos. Tantas cosas que vivimos. Tantos momentos inolvidables.
¡Ahora! ¡Nada de eso existe!
Todo lo vivido y prometido, fue en vano.

Recuerdo que cuando estábamos juntos, nuestras vidas eran diferentes.
Había discusiones, malos entendidos, momentos incomodos, pero… se resolvía rápido.
Éramos felices a nuestra manera. ¡Nadie nos entendía, pero no nos importaba!
Los dos apoyándonos en todo momento. Siempre viendo el lado positivo de las cosas.

Éramos como enredaderas, creciendo y apoyándonos mutuamente…
Si alguien caí, el otro impulsaba a seguir adelante. Éramos como un día…
Con lluvia. Con neblina. Con frio. Con calor. con frio de madrugada. Pero más que eso…
Éramos como el sol y la luna, no podemos vivir uno sin el otro.

Nuestra relación era exponencialmente y longitudinalmente único. Que ni los genios entendían
Nuestro amor era elevado a su enésima potencia. y no había raíz cuadrada que nos podía dividir.
Nuestro amor era como la factorización, solo nosotros podíamos entendernos…
Y ambos llegábamos a entendernos, y ambos nos dividíamos para ser un factor común.

Tú eras mi ventrículo izquierdo. Y podías vencer mi resistencia vascular periférica con tu poscarga
Yo era tu ventrículo izquierdo, porque satisfacía tu volumen isovolumétrico.
Eras mi fracción de eyección, mi índice y gasto cardiaco, y se mantenían normales.
Eras mi catéter de Swan-Ganz, porque llegabas más allá de mi corazón, y solo con sentirte, me creabas taquicardia. Y lo demostraba con las curvas en el monitor.

Medias mis resistencias vasculares tanto periféricas como centrales…
Medias mi índice de consumo y disponibilidad de oxígeno…
Medias mi presión tele diastólica de mi ventrículo izquierdo…
Medias mi presión venosa central y mi saturación mixta central…

Todo era medido por termo dilución…
Lo comparamos con biorreactancia, pero no hubo diferencias significativas estadísticamente
Hicimos un metaanálisis, sobre el crecimiento que hemos tenido, y fue sorprendente los resultados
Nuestro amor se encontraba en funcionando al 100%, de hecho, más… pero… todo iba bien…

Hasta que inició la fiebre…
Empezamos con taquicardia…
Nuestros requerimientos de oxígeno aumentaron, hasta llegar a falla ventilatoria tipo I
Empezamos a presentar hiperlactatemia…

Inició la hipotensión, y no mejoraba a pesar de uso de soluciones cristaloides…
Hubo necesidad de usar aminas vasoactivas…
Inició a presentar cambios a nivel de radiografía… aumento de secreciones… etc.-
Iniciamos cobertura antibiótica de amplio espectro… pero todo fue en vano…

Y la sepsis apareció en nuestras vidas…
spacer

Sin Él...




Me encuentro tensa, estresada y angustiada…
Estos últimos eventos acontecidos últimamente, no han salido como lo planeado
Todo me sale mal… ¿Por qué a mí…? ¿Acaso no estoy haciendo bien las cosas…? No sé…
La desesperación y el estrés son mis grandes amigas ¡Quiero que me dejen Ya!

No dejo de pensar en mi tesis, porque está pasando el tiempo, y estoy atrasada
No he podido conciliar el sueño últimamente, por los eventos acontecidos
Me levanto cansada… no he tenido un sueño reconfortante desde hace mucho tiempo…
El insomnio toca a mi puerta a la misma hora, todos los días, hasta creo que somos amigos…

Me encuentro en un laberinto, donde mi tesis me está afligiendo demasiado…
He tenido problemas con mis compañeros de trabajo…
Mi situación económica no es la adecuada, y tengo deudas que solventar…
Mi mente y mi alma disputan constantemente preguntándose ¿Qué estamos haciendo mal?

Durante esos días, he presentado dolor en el cuello, dolor de cabeza y demás síntomas
Estaba preparándome para desayunar, estaba tratando de realizar mi desayuno hasta que…
Mi teléfono suena y veo un número desconocido, y contesto y me dan malas noticias…
Mi cuerpo presenta contracturas y el dolor de cabeza agudiza… mi visión se torna borrosa…

Mi mente se aturde ante tal noticia. No deja de realizarse un sinfín de preguntas…
Quiero gritar y llorar. Hacerme bolita y tirarme a la cama y abrazar mi peluche favorito…
De tantas lagrimas que he derramado, mis ojos se resecan y están cansados… y duermo.
Pero he podido dormir 15 minutos, y no me ayudo para nada… ¡Que Stress por Dios!

Tengo que hablar con alguien para desahogar todas estas penas por las cuales estoy pasando
¿Pero con quién? ¿Quién podrá aguantar mí estrés? ¡Quiero gritar! ¡¿Pero quién?!
He tenidos muchas personas en mi vida. Muchas me han apoyado en todo momento
Pero ahorita… ¿A quién llamar y quien podrá soportarme? ¡Hasta eso me estresa!

Pero necesito hablar con alguien que entienda sobre lo que me está pasando…
Necesito de alguien que me comprenda, alguien que sepa por lo que estoy pasando…
Necesito de alguien que por lo menos me escuche, aunque no me diga nada…
¡A quien llamar! ¡A quien buscar! Y en mi silencio voy rumbo hacia la agonía.

En estos momentos extraño esos días cuando estaba con mi antigua pareja…
Porque a veces yo le decía las cosas, y a veces no decía nada, pero solo con oírme era suficiente
Y a veces me decía más de alguna palabra de aliento, y también, para mí, era suficiente
Muchas veces no decía nada… solo me oía hacer catarsis, y eso era suficiente para mí.

¡Pero volverlo a llamar! ¡Pero existen otras personas! ¡Existen muchas más personas!
Pero solo en pensar en él… hace que se me entumezca la piel. La piel se me eriza
Recordar su voz ronca. Su voz que me estremece todo el cuerpo. Esa voz que un tiempo ame…
Recordar las palabras que utilizaba conmigo… esas palabras hirientes… con tono peyorativo

La persona que siempre me hizo sufrir… la persona que me hizo llorar casi todas las noches
La persona que nunca me ayudo. La que siempre desprecio mi cariño y mi amor…
La persona que siempre me hizo pensar si seguir con él o no… pero no lo hice
La persona que nunca estuvo conmigo cuando más lo necesitaba… ¡Nunca estuvo conmigo!

A pesar que me hizo mucho daño… a pesar que nunca supo valorarme como persona…
¡No sé cómo llegue a quererlo! ¡No sé cómo llegue a enamorarme de él! Sabiendo cómo es…
Muchas personas me lo advirtieron… muchas personas me dijeron que no era bueno para mi
Pero yo de terca. Estaba enamorada que nunca les hice caso. Estaba cegada por el amor  

Solo en pensar en él… me trae muchos recuerdos malos… recuerdos que me harán llorar otra vez
Recuerdos que no he podido borrar de mi mente. Porque todos fueron malos para mí
Recuerdos que aún los siento y hasta sentir un dejavú, cada vez que paso por esos lugares
Mis ojos no lo resisten, y derramo algunas lágrimas por el dolor sufrido y vivido

A donde quiera que vaya, mi mente se acuerda de él, pero de forma negativa…
De hecho… nunca hizo nada por mí ni por mi familia.
Mi familia trataba de aceptarlo como era… pero su actitud disgustaba a mis papás.
¡Su forma de ser! ¡Su carácter! ¡Su actitud! ¡Sus malos hábitos! ¡Sus modales! ¡Su forma de vestir!

Cada vez que le pedía ayuda para que me explicara ciertos trabajos en computadora…
Cada vez que le solicitaba ayuda para buscar información en la red… nunca me ayudo
Cada vez que requería su ayuda. Siempre me hacía gestos de inconformidad, gestos de irritación
Me hacía rabietas y nunca tuvo paciencia conmigo. Siempre hacia las cosas por obligación

¿Qué hacía yo con él? ¿Por qué llegue a enamorarme de él? ¿Por qué insistía en amarlo?
Pero gracias a Dios abrí los ojos… encontré alguien que me apoyo, sin pedírselo…
Alguien que siempre está conmigo, sin que yo se lo pida. Ahora río espontáneamente
Ahora me siente feliz, me siento tranquila sin el estrés que él me generaba

Recuerdo exactamente lo que sucedió hace un año, al viajar a una ciudad colonial
Él me abandono. Me dejo solo por mucho tiempo. Sola y desamparada en la noche
Solo con recordar esos y más recuerdos. Hacen que agradezca mas a Dios por dejarlo
Deje mi casa por él. Abandone mi sueño por él. Pero gracias a Dios lo volví a recobrar, sin él

Me hizo tanto dolor…
Me hizo sufrir tanto…
Me hizo una mujer desdichada…
Me dejo cicatrices que nunca se borraran de mi mente…

¿Pero por qué quiero contarle a él todo lo que me está pasando ahora?
Acaso con contarle me quitara el estrés y la preocupación por la que estoy ahora
Pero… ¿Qué pensara de mi si lo llamo? ¡Pero se supone que estoy con alguien más!
Mejor debería buscar ayuda en otro lado. Porque si lo llamo me tratara como siempre lo hace.

Me trató con desprecio. Desagrado. Despectivo. Peyorativo.
Siempre me estuvo tratando así…
Hasta la fecha. No entiendo porque estuve tanto tiempo con él
Pensándolo bien. Mejor llamo a otra persona y no a él. Porque solo de pensar en él.

Recuerdo todo lo malo que viví con él. Recuerdo todo el daño que me hizo. Y estoy mejor... sin él

spacer

Te extraño...



¡Otro día!
¡Otra semana!
¡Otro mes!
¡Las horas siguen pasando!
¡Los días siguen su recorrido!

¡Mi mente no quiere dejarte ir e intenta aferrarte a tu recuerdo!
Se aferra tanto a tú recuerdo, y mi corazón no quiere hacerle compañía
Porque sufre con cada minuto que no estés frente a mí, pensando en ti como una melodía
Y me levanto bruscamente buscando tu calor, pero tú no estás y lloro como un desquiciado

La noche es lúgubre. Pero mi mente está meditando con tu epifanía
Mi corazón, intenta olvidar el pasado. Pero mi mente no quiere dejar ir el pasado
Es una lucha de titanes. Es una lucha entre cielo y el infierno. Peleando por tu amor
Qué difícil es estar en el limbo ¿Qué me hiciste para amarte tanto y por eso no te olvido?  

Mis ojos quieren llorar porque no vuelven apreciar tu belleza nuevamente
Mi olfato quiere sentir tu loción, quiere disfrutar del olor de tu cabello, nuevamente
Mis labios desean sentir tus labios carnosos sobres los míos. Sentir esa textura que solo tú posees
Mis mejillas quieren sentir el calor de tus mejillas, que se sienten al rozarlas con mi piel.

Mi cabello extraña esos momentos cuando se enredaban con los tuyos
Mi oído extraña tus palabras agudas, graves, monosílabos, y el juego de palabras que realizas
Mis ojos, mis oídos, mis labios, extrañan esos gestos que hacías cuando estabas meditabunda
Extraña esos gestos cuando estabas feliz. Porque esas expresiones aun los guardo en mi mente

Mi cuello extraña esos momentos que te apoyabas sobre mi cuello, y también el olor de tu cabello
Mi pecho extraña el sonido de tu respiración, cada vez que te recostabas en mi regazo
Mi corazón extraña muchas cosas. Y es difícil discernir que es lo extraña más de ti.
¡Son muchos momentos, muchos recuerdos, que mi corazón le es difícil dejar todo eso atrás!

Mis manos extrañan esos momentos que íbamos siempre de la mano de un lado a otro
Siempre me dabas la mano cuando tenías miedo. Cuando estas estresada, cuando querías llorar
Me dabas la mano para decirme que las cosas estaban bien, y que todo iba a mejorar
Me dabas la mano para guiarme, cuando yo me encontraba al borde de la locura

Mis manos extrañan cada vez que te abrazaban en cualquier momento
Cuando había frio te cobijabas en mis brazos y te sentías segura
Cuando había calor, me dabas la mano para caminar al unísono, sin importar la hora y día
Mis manos que siempre te abrazaron, que siempre estuvieron allí cuando lo necesitabas…

En fin…
Mi cuerpo te extraña toda…
Pero mi mente no deja de discrepar con mi corazón
Porque ambos saben que fue lo mejor que les pudo haber pasado. ¡Pero no estás aquí!

Ahora que han pasado varios días… semanas… meses…
Siempre tratan de mantener vivo tu recuerdo… ¡aunque no estés aquí!
Siempre hacen lo posible por revivir todos esos momentos felices
Pero no tiene objeto alguno tener todos esos recuerdos, si no estás aquí

Tantos recuerdos buenos y malos…
Recuerdos que, a la fecha, están grabados en mi subconsciente, y es difícil eliminarlo
No quiero vivir en el pasado. No quiero vivir con esos recuerdos para toda mi vida
No quiero recuerdos. No quiero nada más que tenerte.  Y sonreír nuevamente…

No quiero recuerdos…
Quiero más abrazos…
Porque un abrazo es un poema escrito en la piel…
Y que venga de ti…


spacer

Otro día más...



Se levanta todos los días, a la misma hora a la par de su pareja
Al abrir los ojos mira hacia arriba, y agradece al creador, por brindarle otro día mas de vida
Reza sus plegarias, agradeciendo por todo lo bueno que le ha enviado y todo lo que tiene
Después de sus plegarias, se dirige hacia la cocina, para preparar sus alimentos.

Siempre degusta de avena cocina, acompañado de pan de yemas. De la panadería de enfrente.
Otras ocasiones, según sus antojos culinarios, prefiere pan de una panadería famosa.
Se sirve un plato grande y hondo. Corta banano en trozos pequeños, el cual combina con la avena.
Previo a consumir sus alientos, vuelve a decir sus plegarias, agradeciendo por la comida.

Sentado sobre el sillón. Busca su teléfono inteligente y se conecta a la red de la casa
Sus ojos cansados y agotados, hacen que necesiten de anteojos para leer.
Sus cabellos que antes era de color negro. Ahora lleno de canas y cubren toda su cabeza.
La vida le ha pasado la factura del vivir, y de los acontecimientos que solo él conoce.

Conectado en el teléfono. Acomodándose los anteojos. revisa uno por uno sus mensajes.
Todos son mensajes positivos. Mensajes de hermanos de la misma iglesia, donde él asiste.
A lo lejos oye la voz de su amada. La persona que ha estado con él durante este tiempo.
Oye mencionar su nombre varias veces, porque necesita algo, y ella quiere levantarse algo tarde.

Ella, siendo su amada. También sus cabellos han cambiado de color, de negro a blanco
Pero ella. Siempre padece de frio. Ustedes la pueden ver siempre bien abrigada.
Padece tanto de frio, que utiliza tenis, para proporcionarle más calor, y esto la mantenga con calor
Ella también, al despertarse y levantarse reza sus plegarias hacia el creador, por otro día más.

Ambos se conocieron durante su época estudiantil, en un establecimiento conocido
Se llegaron a querer. Llegaron a planear una vida juntos. Una vida que sigue aún
Ambos conectaron desde entonces. Llegaron a quererse, a valorarse mutuamente.
Del amor que se tienen, llegaron a tener tres hermosos hijos. Orgullosos de ellos.

Él un hombre ya casi entrando a la tercera edad. Con los cabellos blancos. Señal de sabiduría
Cuando observa a su alrededor, inclina la cabeza hacia abajo, se acomoda los lentes y lee
Siempre anda con bigote característico. A veces lo tiene, y otras solo lo recorta.
De complexión atlética, porque durante su juventud, practico varios deportes

Hace varios años. Conoció a un joven, que estuvo de pretendiente con una de sus hijas.
Llegaron a ser novios por varios años. Pero él al principio. Como todo buen padre.
Serio. Recto. Dando a entender, que él es el padre, y que nadie puede lastimar a su hija
Dando a entender, que cualquier cosa que dañe a su hija. Se las verán con él.

Durante todo ese tiempo del noviazgo. Él siempre quiso lo mejor para el novio de su hija.
Siempre hablándole de Dios. Diciéndole que, sin Él, no podemos hacer nada.
Siempre estuvo recordando que Él es que nos provee de todas las cosas. Y que debemos orar
Siempre agradecer ante todas las cosas que se nos presente en el camino.

Al ver que el novio de su hija, conocía de la existencia de Dios, pero no estaba encaminado
Por tanto, decide orar por él. Decide incluirlo en sus plegarias que realiza a toda hora del día
Siempre mencionando que, sin Dios, nada podemos hacer. Y hay que agradecerle por todo lo dado
Como padre, siempre buscaba lo bueno para su hija. A pesar, que el joven no hacía caso

Al pasar el tiempo. Se dio cuenta que los novios, iniciaban con conflictos, peleas, discusiones.
Al principio, no quiso intervenir. Pero como buen padre, le dolía que su hija lloraba a solas.
Hablaba con su esposa. Viendo cómo podían ayudar a solucionar los problemas de su hija
Entonces. Tomado de la mano de su pareja, a toda hora dirigen sus plegarias hacia Dios.

El tiempo paso. El tiempo fue demostrando como estaba la relación de su hija.
El tiempo fue la responsable de decidir el destino de su hija. Se dieron cuenta que se sentía feliz
Pero también, había periodos que no estaba feliz. Estaba triste. Sucumbida ante la desdicha
Pero él nunca se dio por vencido. Siempre ayudando a su hija. Siempre al lado de ella.

El tiempo, dando pasos rápidos y agigantados, hicieron que los años pasaron luego
Y la relación inicia con más peleas. Mas discusiones. Y el tiempo dio la razón
Y la relación llego a su fin. Todo acabo. Todo se terminó. Y él a pesar de todo lo vivido.
No haya que hacer, ante tal situación. Queda de manos cruzadas, y sin saber cómo actuar.

Al terminar la relación. La comunicación con el joven, se hizo más distante. Más difícil.
El, siempre mandaba mensajes de positivismo, mensajes bíblicos, mensajes de jubilo
Pero el joven, cerrado ante lo sucedido. No contestaba, solo deja en visto. Y a él le dolía
Pero a pesar de ello, siempre positivo ante la situación. Siempre orando día y noche.

Ahora, que recuerda muchos momentos buenos y malos. Momentos de alegría y tristeza
Momentos de incomodidad porque el joven, muchas veces su actuar no era el adecuado
A pesar de ello, él siempre trataba de sacar una sonrisa, para que haya armonía entre todos
Contando chascarrillos para que la familia este alegre, pero en su corazón no era así.

Ahora él se encuentra leyendo y analizando todo esto. Y viene a su mente todos esos momentos
Se pregunta a si mismo ¿Qué estará haciendo ese joven? ¿Dónde y cómo estará?
¿Seguirá estudiando? y otras preguntas que vienen a su mente. Preguntas sin respuesta
Pero él no se da por vencido. Siempre ruega a Dios, para que él se encuentre bien, este donde este

Ahora que él lee todo esto. Con los cabellos pintados de blando, señal de sabiduría
Ahora, que se encuentra sentado en el sillón, acomodándose los anteojos para poder leer
Sentado, con sus tenis de color blanco. Usando siempre palayeras manga larga, y cuello redondo
El abdomen ya no plano, ahora se encuentra guango, flácido, pero siempre en forma.

Cada vez que recibe una llamada de sus hermanos, para contarle como se encuentra su madre
Habla por media hora, o hasta la hora, hablando de problemas familiares y económicos.
Queriendo conocer cómo se encuentra su familia, que está lejos de él.
Queriendo acaparar todo lo que se pueda durante una llamada. Y al oírlos, se regocija en sí mismo

Hoy, una fecha especial. Su mente se remonta hace más de 50 años, cuando vino a este mundo
Recuerda su infancia. Recuerda sus vivencias, recuerda a su padre, a sus hermanos.
Recuerda donde creció, como creció. Donde estudio. Recuerda los problemas que afronto.
Recuerda todo, como si hubiese pasado ayer. Lo tiene tan claro, que no quiere olvidar todo eso

Pero ahora. Él ya tiene familia. Y sus hijos se encuentran en diferentes lugares.
Con diferentes actividades laborales. Una en el sector salud. Otra hija en la universidad
El hijo, ya con familia, teniendo a un nieto que él adora con todo su corazón.
Y cada vez que lo ve, su corazón palpita de felicidad y alegría, y le surgen las fuerza para jugar

Ahora que el tiempo está pasando su factura. Su cuerpo y mente ya no es el mismo de antes
Se siente feliz, por el logro de sus hijos. Feliz porque todos están encaminados hacia el bien
Pero…

Detiene un rato su lectura. Observa su alrededor. Observa la casa vacía. Solo ve a su esposa
Sus hijos no están con él. Sus hijos están en diferentes lugares, luchando por vivir
Esta feliz y triste a la vez. Porque es un día especial. Y solo ellos saben que celebran hoy.
Es un día, donde el tiempo está pasando, y está ensañando muchas cosas.

Él detiene nuevamente la lectura. ¡Suspira!

Agradece a su creador por estos años que ha vivido junto a su esposa. Estos años, que ha vivido juntos a sus hijos. A su nieto que ama con todo su corazón. A sus hermanos que, a pesar de sus problemas, siguen con él. Agradece a la vida. Agradece a Dios, por todo lo bueno y malo que ha sucedido hasta el momento. Porque son enseñanzas de vida. Agradece a su pastor, a sus hermanos de la iglesia, por todas las obras buenas realizadas al momento. Agradece por todas las personas que tenido la oportunidad de convivir con ellas. Pero, ante todo. Agradece a Dios, por darle otro día mas de vida. Otro año más. Y lo que aún le falta por vivir.






spacer

...Cuando nadie más lo hacía



Ella se encontraba en su rutina hospitalaria. Yendo de un lado a otro en sus quehaceres matutinos. Amando lo que hace.

Ella, una persona de altura promedio. Con cabellos de color rojo pasión. Haciendo que se notara por todo el hospital. Era tanto su amor por ese color, que se había pintado más de una vez. Era tanto el gusto de teñirse de ese color, que sus compañeros le decían un sobrenombre particular. El pelo, lo tenía suelto, y en otras ocasiones se hacía una cola. O se hacía un chongo. Pero… por rutina hospitalaria, siempre la mantenía sujetada. Se lo había recortado en varias ocasiones, siempre mantenido un corte en V. Para que cuando se lo planche o se arregle, y al andar con cabello suelto, se notara, y ella podría presumirlo por todos los lugares que caminaba.  

Sus cabellos eran rojos, como el alba. Eran rojos como las alas del fénix. Eran rojos, que iluminaba mi oscuro camino. Y encendía mi pasión por la vida. Por quererla, por amarla. Rojos como el calor. Calor que me daba cada vez que me sentía triste y decaído. Pensativo y meditabundo. Melancólico y taciturno. Pensativo y absorto en mis problemas.  Solo con verla. Sentía el calor que emanaba. Sentía el calor humano que de ella brotaba. Sentía el sentimiento de mujer que guarda. El calor humano, que entrega a sus pacientes. 

Sus cabellos eran rojos… sus cabellos eran cual lava de un volcán en erupción. Y cuando se arregla, y sale del salón de belleza a tratárselo, sus ojos emanan más calor de lo usual. Pero sus cabellos me dejan estupefacto. Me dejan atónico. Me dejan perplejo. Aquellos cabellos, que hasta el momento ya no he visto, muchos menos encontrado…

Sus ojos… que decir de esos ojos… esos ojos ni grandes ni pequeños. Ojos de niña. Niña de mis sueños. Esos ojos de tamaño promedio. Con iris de color café claro, mejor dicho, de color miel. Esos ojos que brillan. Que nunca han perdido el fulgor. Que siempre lo lleva y que me mantiene vivo, solo con el hecho de verla. De apreciar aquellos ojos, aquella mirada. Aquel gesto de armonía, que se dirige hacia mi persona. Haciendo que me derrita, solo con el hecho se sentir su mirada. Y al notar esa mirada. Mi cuerpo no sabe actuar. Mi cuerpo queda atónico ante tal gesto. Ante tal obra maestra, y que Dios fue el arquitecto. ¡Oh Dios, glorifico tu nombre por tener esta belleza ante mis ojos, y más que eso. ¡Glorifico tu nombre, porque sin ella no soy nada!  

Esos ojos, por tener una belleza infinita. Deben de estar cubiertos. Deben de tener una protección invisible. Y para preservar su belleza, y para que no sea destruido con la mirada de cualquier mortal. Ella tiene que utilizar anteojos protectores. Pero lo que nadie sabe, es que esos anteojos, tienen un poder especial. Tiene una capa de un metal que no es posible encontrarlo sobre la faz de la tierra. Dios creó un material especial, y decidió crear un material líquido, incoloro, inodoro, transparente y de bajo peso molecular. Pero… ¿Cómo haría para proteger esos ojos? Dios en su santa sabiduría. Decide enviar unos ángeles sobre la faz de la tierra. Y cuando ella se encuentra bajo los brazos de Morfeo. Los ángeles, que son enviados directamente del cielo, aplican ese líquido especial, sobre los anteojos, para proteger esos ojos. Y que únicamente alguien especial, podría apreciarlos. Una persona podría apreciar el cielo que guarda tras esos anteojos. pero en las noches, se quita los anteojos, dejando al descubierto la belleza infinita que guarda en sus globos oculares. Pero también Dios manda ángeles para proteger ese fulgor, que al momento no se ha perdido. Son ángeles guardianes. Que cubren a toda hora esos ojos, para que nadie pueda arruinar lo que guardan. Ojos que al momento ya no visto, mucho menos encontrado…

Tiene unos labios hermosos. Ella posee esos labios, que ningún mortal ha tenido el privilegio de poseerlos. Son unos labios de tamaño medio. Carnosos. De color rosado pálido. Ellos son unos labios enternecedores. Son unos labios únicos y diferentes. Labios exuberantes. Labios únicos e indescriptibles. Detrás de ellos, se guarda el mejor secreto. ¡Una hermosa sonrisa!  Y solo ella tenía el don de poseerlas. Dios se los proporciono, sabiendo que es una persona única, inteligente. 

Esos labios, se encuentran bien estructurados, sabiendo que únicamente alguien como Dios, se las pudo diseñar. ¡Oh Dios, agradezco que hayas mandado un ángel como ella a la tierra! Cuando ella esboza una sonrisa, lo hace de forma espontánea, lo realiza con tal parsimonia y belleza. Que únicamente es podido apreciarla por aquella persona que la conoce. Aquel que pudo poseer su corazón. Cuando sus labios, esbozan una sonrisa, y decide combinarse con sus dientes. Realizan la sonrisa más hermosa, la sonrisa tan tierna, jamás vista sobre este paraíso terrenal. Al esbozar la sonrisa, se marca los camanances, los cuales son bilaterales, pero de predominio izquierdo. Y todo esto combinado con sus ojos, con sus cabellos de color fuego, hacen la perfecta combinación. Es como ver la mona liza en pintura. Pero Da Vinci, no es el autor de esta gran obra maestra. 

Siendo una sonrisa escultural, que ni el propio Miguel Ángel, había podido esculpir. Esos labios… cuando se combina con sus cuerdas bucales, cuando se combina con sus hermosos dientes. Forman una hermosa sonrisa. Una sonrisa tan risueña, tan dulce al oído humano. Que pocos entienden esa sonrisa. Esta ejecutada en niveles tan dulces y agradable al oído humano. Tanto así, que hasta las ballenas y delfines al oír esa sonrisa. Quedan paralizados en el profundo océano, con tal de poder apreciar esa sonrisa. Porque no se puede oír en alguien más. Esa sonrisa… esos labios… esa dulce voz… ya no he oído. Muchos menos encontrado…

Pero…

¿Pero que me pasa?

Solo con describir lo hermosa que es… hasta la mente del escribano pierde comunicación con sus manos, para poder seguir describiendo esa dulce hermosura.

Él sentado en una silla. Pensando en la belleza que tuvo, se pregunta a sí mismo. ¿Abra alguien más, con estas características? ¿Abra alguien más que posee esta belleza sinigual? Y demás preguntas que ronda su lóbulo derecho.

Mientras ella vive su vida, como fue encomendado. Siendo libre y feliz.

Él queda pasmado, ante la belleza que poseyó, pero no la supo apreciar. Ahora vaga por los rincones de esta tierra. Con alma que no es aceptado en el cielo, por no saber cuidar de un ángel. Y rechazado del infierno, por no querer aceptar tal crueldad que él posee.

Ante tal insolencia. Él vive una vida vacía. Una vida, donde únicamente queda vivir día a día.  Llegando a la casa, sin poder oír su voz. Sin poder ver esos ojos. Sin poder apreciar esa sonrisa. Sin poder recibir sus besos, que ella daba con pasión. Tal pasión… que esos labios marcaban sus mejillas o sus labios cada vez que recibía un beso.

Él, ante la crueldad que tuvo con ella. Ahora tiene que soportar este infierno sobre la tierra. Este infierno, donde no hay fuego, ni demonios. 

Vaga sobre la tierra, queriendo saciar su sed con sus labios. Queriendo liberar su alma, solo con ver su mirada. Quiere quitarse su carga con el hecho que ella pronuncie palabras de aliento. Quitarse ese pesar al recibir un abrazo de ella.

El escribano… triste y acongojado. Recuerda que hoy es el día internacional de la mujer.
Por tanto, decide recoger todas sus penas, dolor, llanto y lágrimas derramadas que están en el suelo de la desdicha. Y decide sonreír, porque hoy es un día especial. Donde recuerda que la mujer es un ser especial. Celebrando otro año más de lucha. Otro año de demostrar al hombre, que sin ella no se puede hacer nada. Que, sin ella, nuestro mundo se derrumba. Nuestro mundo no tiene el equilibrio que uno desea. No existe un balance, porque sin ella no somos nada. Sin ella, no podemos vivir. Sin ella, nos es difícil vivir. De hecho, no podríamos vivir. Y si tú le das algo, ella lo transforma. Así como transforma nuestra vida. Transforma nuestros pensamientos. Transforma nuestro actuar.

¡Ahora que lo pienso!
Tú me cambiaste…
Tú me guiaste…
Tú me tendiste tu mano, cuando nadie más lo hacía.
Tú estuviste conmigo, cuando nadie más lo hacía.
Tú me ayudaste, cuando nadie más lo hacía.
Tú creíste en mí, cuando nadie más lo hacía.

¡No he dicho quién eres!
¡No he dicho tu nombre!
¡Pero tú sabes quién eres!



spacer

El frio de la soledad




El frio de la soledad me abrazó ayer.
Mi mente llama. Mi corazón contesta. Por mi ocupación en ese momento, no contesto.
¡Oh! sorpresa, quiero devolver la llamada, pero esta es frustrada


Me siento en un laberinto, para dos.
Mi corazón llama, antes y durante el día de san Valentín.
Y el día posterior, solo oigo tu voz en mi mente. Pero esta se apaga nuevamente.
¿Qué sucede? ¿Acaso somos imanes que se atraen y repelen una y otra vez?


Mi corazón latía cuando oía tu voz al ver que ya era 14 de febrero
Mi cerebro, viaja en el tiempo, y recuerdo todos lo momentos felices a tú lado.
Eran momentos, que no volverán más. Y llorábamos de alegría y felicidad.
Ahora lloras, porque no contesto, como debería de ser, ¿Oh acaso estoy equivocado?
Solo tú sabes la respuesta.


Siento el frio, Siento que recorre todo mi cuerpo. En céfalo-caudal.
Hoy quería verte, pero la situación y el lugar, no es el adecuado.
Y la noche cae, siempre tan oscura y tan sensual.
Y veo la luna, con esa mirada triste, porque no estás conmigo.


Mi mirada, se refugia bajo la mirada de la luna, porque derramo lagrimas
Y el viento, las seca, pero sin tú permiso. Y la luna, se acongoja, ante tal escena.
Veo que es de madrugada, y oigo tu voz nuevamente. Mi mente intenta llamar, y mi corazón quiere contestar, pero el cansancio se interpone.

Morfeo me abraza entre sus brazos. Y caigo en un sueño profundo.

Por la tarde, mi mente vuelve a marcar tú número. Mi corazón se acelera nuevamente. Contesto, y mencionaste que estas cansada, que tú día estuvo horrible, ¡Que frustración no ayudarte!
Por la noche, mi mente vuelve a teclear tu número, Pero ¡Oh sorpresa!, me volviste a bloquear. Ahora me pregunto ¿Por qué lo hiciste?


Pero esa respuesta, solo tú la sabes. 
Y para contestar esa pregunta, Hay que retroceder en el tiempo. Y para retroceder en el tiempo, No hay método, conocido, para enmendar errores.
Pero solo queda en la memoria, aquellos días Felices

Todos caminando de un lugar a otro, tomados de la mano, tomados del corazón

Mi corazón, se encuentra triste y sucumbido ante la soledad.
Mi corazón lucha contra mi mente, existe una gran disputa, porque mi corazón quiere verte, y mi mente te recuerda.
Mis ojos, también desean verte. Mis brazos, quiere rodear tu cuerpo. Mi cuerpo, quiere sentir tu calor.

Este día, tan especial. Todos dando y recibiendo amor
Voy acompañado de tu recuerdo. Tus risas, las llevo en mis oídos. Tu calor, lo llevo en mi alma
Tus besos, están guardados en mis mejillas. El viento sopla, y recuerdo tu aliento. El viento sopla y seca mis lágrimas.
El calor del sol, también me acompaña, porque conoce el dolor del amor. El dolor, de no estar con el ser amado.

Sabes que te hablo, y que te escribo.
Sabes que te extraño, y te añoro
Sabes que viajas en mi mente, como copiloto
No he dicho tu nombre, pero tú sabes quien eres.

spacer

La Jefa.



Era su primer mes en un servicio de encamamiento. Y como era nuevo en ello. Se encontraba perdido en muchos aspectos. Pero siempre trataba de seguir adelante, a pesar de todas las dificultades que se le presentaban. Era el residente de primer año en el servicio de encamamiento. Al principio, medio ubicado, medio perdido, y todo estaba a medias. Él, siempre tratando de sacar el trabajo a tiempo, aunque le llevaba mucho tiempo realizarlo, e inclusive se atrasaba bastante con las evoluciones, porque no distribuía bien el tiempo para realizar los trámites administrativos. Era muy desordenado, y todo lo hacía a medias. Y eso era incómodo para toda persona que tenía que cubrir esa área de encamamiento. Porque ni las evoluciones se entendían. Y todo estaba hecho un desorden.

Los servicios de encamamiento, por ser residentes nuevos y de primer año, es asignado un residente de mayor jerarquía que vaya a supervisar para que todo esté bien hecho, para que todo esté en orden, para resolver dudas, para ayudarlo a aclarar ciertas cosas tanto médicas, administrativas e inclusive de toma de decisiones, porque cuando alguien inicia un servicio, uno tiene bastantes dudas.

¿Quién llega a supervisar? Ese mes fue asignada una médico residente especial. Ella, es una persona importante, te lo diré después. Ella, tiene la altura que no se encuentra dentro del promedio de la población general. Es alta. Pelo negro, largo, que le llega hasta la cintura, ondulado, liso, dependiente de cómo lo quiera tener en ese momento. También en ocasiones se realiza un chongo, el cual, es característica de ella. Piel lisa y tersa, de tez blanca. Los ojos grandes, redondos, cuando te ve fijamente, es una mirada penetrante. Con las pestañas grandes y volteadas. Las cejas los cuales se encuentran bien cuidadas y delineadas, haciendo que todo combine con sus ojos. La nariz respingada. Los labios rosados, carnosos. Con una sonrisa única y diferente a las demás compañeras residentes. Y cuando se maquilla resalta todos estos gestos, haciéndola una persona única. Además de ello, también tiene un apellido característico, si no estoy mal, solo existe un apellido único como el de ella.

Ella tiene voz de mando. Voz de líder. Y siempre es una persona imparcial. Le gusta la especialidad que ella eligió. ¿Por qué lo digo? La respuesta la encuentras cuando la ves realizando las cosas, cuando tienes dudas con la historia y el examen físico, y ella con la amabilidad que la caracteriza, te ayuda a evaluar, a interrogar al paciente. Y ambos llegar a una conclusión, con el fin de ayudar al paciente. Y si alguien más le llega a pedir ayuda para evaluar un paciente, ella llega y re interroga y re evalúa al paciente.  ¿Y cómo lo hace? Escucha la historia que es dado primero por la persona que lo evaluó de primero, también el examen físico, laboratorios si se cuentan con ellos, y los posibles diagnósticos. Ella, al oír todos esos datos le pregunta al médico residente ¿Qué opinas de todos esos datos? ¿Cuál es el diagnostico? ¿Cuál es el plan? Entre otras preguntas.

Ella toma su estetoscopio. Su esfigmomanómetro. Y se dirige hacia donde se encuentra el paciente. Cuando ella llega, de entrada, saluda diciendo: Buenas días, tarde o noche, según el horario encontrado. Se presenta, diciendo que ella es la doctora (mencionando su apellido peculiar). E inicia el interrogatorio, realizando las preguntas básicas de toda historia clínica, y guiando el interrogatorio. Una vez hecho el interrogatorio, inicia con el examen físico, céfalo caudal.  Realizando las cuatro maniobras del examen físico ya conocidas, inspección, palpación, percusión y auscultación. Siempre cambiando el orden, según el órgano o sistema afectado. Y lo que a ella le encanta, es realizar el examen neurológico, siempre enfatizando en ello a sus médicos residentes, que siempre se tiene que realizar, porque es muy importante. Aún más, si el paciente tiene una patología relacionado al sistema neurológico. Tomando el martillo especial que ella posee. Coloca al paciente en la posición adecuada. 

Toma el martillo con sus dedos índice y pulgar de la mano diestra. Y realiza movimientos finos. Con la mano contraria, busca y palpa el tendón que desea evaluar, colocando el dedo índice y medio sobre el tendón a evaluar, y los dedos, según la ubicación, los mantiene extendidos o hace que estos se encuentren flexionados. Y evalúa los reflejos tendinosos, siempre recordando que el objetivo no es ver la contracción que se realiza, si no, es palpar la contracción que se crea a la hora de ejecutar el movimiento. Al terminar la evaluación de los reflejos. Continua con el examen neurológico con la escala de Glasgow, reflejo plantar, sucedáneos, fuerza muscular, y al terminar toda la evaluación.

Al terminar todo el examen físico en conjunto con la historia obtenida. Evalúa los resultados de laboratorio, y realiza el análisis, que, si todo concuerda con historia, examen físico, y examen de laboratorios. 

Luego… estando parada, se apoya sobre una de las piernas, derecha o izquierda. coloca una mano sobre su cintura, y la otra sobre la barbilla abriendo los dedos pulgar e índice, apoyándose sobre la curvatura de la mandíbula, y realiza gestos y ademanes, evidenciando que está analizando el caso, y si todo lo obtenido hasta el momento concuerda. Y si todo concuerda, dicta la conducta de realizar otros exámenes, o llamar a un médico especialista con el objetivo de apoyar con las siguientes conductas… Luego de un tiempo… regresa y sugiere otros exámenes, o si tiene criterios de ingreso, se cumplen y queda en emergencia o se traslada a encamamiento para continuar con los estudios complementarios.

Y así pasa con todos los pacientes, todos los servicios, todos los turnos, todos los días. Haciendo que ella sea una persona especial.  Y ella era la encargada de supervisar ese servicio, que al principio está hecho un desastre, y ella llegaba con el objetivo de arreglar o ayudar en algo. Pero el residente algo obstinado, nunca solicito ayuda, dando a entender que él lo puede hacer, sin necesidad de ayuda. Y era cierto, lo hacía… pero mal. ¡Que desgracia!

Siempre le llamaba la atención por las evoluciones que no estaban bien hechas. Que no se entendía la letra. ¿Del por qué no se realizó el tramite? ¿Por qué no se llamó a laboratorio? Entre otras interrogantes, que surgía cada vez que ella pasaba por ese servicio.  En fin… eran un sinfín de pregunta que era de todos los días… Pero ese mes paso… y el año también.

Llega el siguiente año, el cual está por terminar. Se nos envía el rol de los servicios. Y para sorpresa de ella, o talvez no. Le toca el servicio de intensivo durante los primeros meses del año. Y observa el rol, donde mira detenidamente y observa que también estará rotando con el residente el cual estuvo supervisando su servicio durante los primeros meses del año previo. Y los nuevos residentes de primer ingreso. Que, para ellos, todo esto del intensivo es nuevo, tanto en evoluciones, actividades programadas, y demás cosas que hay que hacer. También observa que ella será jefa de grupo durante esos dos meses.

Al iniciar la rotación, todo camina bien. Todo marcha bien. Los residentes que están a su cargo, todos haciendo su trabajo y todos realizan sus actividades de forma normal. También bajo su cargo quedaron los estudiantes de cuarto año de la carrera de medicina, de una universidad privada. Pero todo esto hizo que ella nunca decayera en sus actividades tanto académicas, laborales como personales. Siempre trataba de tener un equilibrio en todo esto.

Siempre haciendo que las cosas funcionen y que marchen con normalidad. Al pasar el primer mes en ese servicio. Los residentes que estaban a su cargo, iniciaron a demostrar realmente como eran, y se percató que no todos eran iguales. Todos tienen sus características especiales. Todos tenían su forma de actuar y ver las cosas, según su punto de vista. Y cada quien trabaja a su ritmo. Y luego, al ver que ellos tras terminar el primer mes. Y teóricamente ya saben el manejo del servicio. Ella inicia con la prueba de fuego, indicando que ellos inician a entregar los pacientes durante la tarde. Con el objetivo de que inicien a saber cómo recibir y como entregar el servicio. Porque siendo francos, cuando uno es nuevo, le es difícil, recibir. Ahora imagínense entregar, porque es allí, donde uno tiene que decir y actualizar al médico que vaya a recibir el turno. 

Hay que decirles desde los últimos cuatro días, y que ha pasado en esos días. Desde lo más mínimo, que cambios hubo, tanto durante la mañana, como durante los turnos. Con el objetivo que el médico que quede de turno, sepa que ha pasado y evitar que vuelva a suceder los eventos previos. Y vigilar que no vuelva a suceder. Pero ellos… como estaban iniciando con esta nueva forma de trabajar, todo lo dicen de una forma desordenada, que ella los interrumpe a cada rato. Siempre recalcando que todo tiene un orden. Y que, si no se respeta ese orden, tanto como el que entrega como el que recibe, no reciben bien el mensaje, y, por ende, es una mala entrega.

Siempre les recalca, que todo tiene un orden, pero ellos siempre realizan los mismos errores. Siempre intentando mejorar, pero, aun así, les es difícil hacerlo. Hasta les dio la oportunidad de usar el famoso chivo. Pero, aun así, siempre omiten ciertos puntos, que son importantes. En fin… para no alargar y redundar en esto. Siempre fueron los mismos errores y las mismas omisiones de datos.

Pero no todo es llamado de atención. Cuando alguien hacia bien algo o si alguien entrega el turno o entregaba bien durante el cambio de turno. Ella también expresa sus palabras de felicitaciones hacia la persona que realizo una buena acción. Y lo hace frente a todos, para que observen a su personal que es hábil, es inteligente, y que sabe cómo entregar y/o recibir, pero lo más importante, expresa sus palabras de felicitación para que la persona este amena y feliz consigo misma. Expresando estas palabras: ¡Muy Bien! ¡Te Felicito! ¡Así se debe de entregar! Y otros elogios característicos de ella. Y al pasar los días, y los meses. Se terminó ese servicio, que al final… fue bonito e interesante.

Posteriormente, se cambió de servicio. De rotación. Pero ella siempre teniendo esa peculiaridad que solo ella posee. Siempre manteniendo una sonrisa que la caracteriza. Viendo las cosas de forma positiva. Siendo jefa de grupo desde enero. Siempre ha sabido manejarse dentro de este mundo de la medicina. Y así fue… todo paso con éxito. todo iba viento en popa. Vislumbrando el horizonte para el bien de ella y de los que lo rodean.

… al pasar los días. Ella fue desenvolviéndose como toda una médico especialista. Como una líder. Un ejemplo a seguir. Una dama. Una persona elegante. Siempre presentable. Siempre dando lo mejor de sí. Y así fue todo el año. Siempre sobresaliendo en toda actividad, tanto extra académica como académica. Siempre con una sonrisa de oreja a oreja, que la caracteriza. Y su sonrisa. ¡Qué decir! Poseyendo una sonrisa de felicidad. Una sonrisa angelical. Una sonrisa radiante. Una sonrisa sin igual.

Paso el año como agua entre los dedos. Llegando el penúltimo mes del año. Recibe la noticia, que la deja atónica. Meditabunda. Pasmada. Patidifusa. Al enterarse que ella sería la próxima jefa de residentes. ¡Pues que decir! Si ella no tenía planeado eso. No lo tenía contemplado dentro de sus planes. Atónica por la noticia. Ella respira profundamente. Y se dice así misma: es un nuevo reto para mí. Y ese reto lo superare, como lo he hecho antes. Nada me detendrá.

Ese mes. Siendo el mes de la nostalgia. Y, además, coincidiendo con la despedida de los residentes de ultimo año.  También, coincidiendo con la entrega de los premios a la excelencia. Realizando esta actividad. Todos bajan al salón de clases. Y es allí cuando por primera vez se realiza esta actividad, donde los jefes de intensivo, jefe de residentes saliente, jefe de residente entrante, y, además, residentes de años previos y estudiantes de medicina. Todos reunidos en el salón de clases.

El jefe de intensivo, toma la palabra e inicia a pronunciar un discurso. Haciendo énfasis en decir, que es la primera vez en toda la historia del posgrado que se realiza esta actividad. Quedando el mismo anonadado ante tal situación. Pronuncia su discurso, recordando que el jefe de residentes saliente, fue una persona que tuvo muchos frutos, los cuales fue muestra de su lucha, de su pasión. Pero también, hizo hincapié, de que la nueva jefa de residentes tiene nuevos retos. Nuevos desafíos. Nuevos metas y nuevos propósitos. Porque cada jefe de residentes es diferente. 

Al terminar de pronunciar el discurso iniciado por el jefe de intensivo. Llaman al podio a la nueva jefa de residentes. Ella como siempre elegante. Presentable. Ese día, se recogió el cabello, realizándose un chongo. El cual hacia combinación con el maquillaje que utilizo ese día. Ese día olvido su bata en la casa, por la urgencia de salir, ya que ese día se levantó tarde. Entonces, sabiendo que la actividad exigía ir con el uniforme completo. Y ella sin bata. No tuvo otra opción de ir a prestar una. Pero ¿Quién le prestaría una bata, que le quedaría bien? Fue a intensivo, para prestar una bata con el residente de segundo año. Entonces, ese día, no tuvo otra opción de usar esa bata, el cual estaba sucia.

Al pasar al podio, atenta a lo que decían los jefes, atenta a lo que decía el jefe de residentes saliente. Y cuando oye mencionar que ella debe decir algunas palabras de agradecimiento. 

Ella… en shock, queda aturdida, se ruboriza. Temblorosa y nerviosa. Lo único que logra pronunciar, en ese momento, es que: “no estaba preparada para eso” haciendo hincapié, que no había preparado un discurso para pronunciarlo ante sus compañeros y jefes que se encontraban reunidos todos en el salón de clases. Y todos al ver su reacción, y las palabras que pronuncio, ella se ruboriza ante tal escena. Lo único que logra realizar, es sonreír, pero esa sonrisa es debido al bochornoso momento que está pasando. Y la concurrencia al ver tal escenario, ríen a carcajadas.   Qué momento tan divertido. Qué momento tan hilarante. 

Luego de salir de allí, todos se dirigen hacia el salón de cuidados coronarios para compartir un delicioso plato tradicional. Hecho por alguien que es muy especial. Que, al momento, no ha querido compartir su receta, aduciendo, que es una receta familiar.

Pasaron los días…

Pasaron los meses…

Y el año acabo…

…Y junto a esto. Su vida… su actividad social… su relación con sus amistades tanto hospitalarias como extra hospitalaria… su relación con su familia… todo cambiara. Pero cambiara para bien. Ya que hoy iniciará un nuevo reto para ella. Un reto, donde tendrán que lidiar con diferentes problemas médicos, personales y administrativos. Asistir a reuniones administrativas. Reuniones con los jefes de servicio. Tendrá que tener un equilibrio entre la amistad que ha cultivado con sus compañeros y jefes de servicio.

Será un nuevo reto…

Será un nuevo comienzo…

Será un nuevo amanecer…

Será la mujer internista que siempre anhelo ser. La mujer que quiere superarse. La mujer que logra otro objetivo mas en su vida profesional. Aunque tenga que dejar la docencia, la clínica, el pase de visita en emergencia, en intensivo, en servicio. Ya que su pasión, es la enseñanza. La docencia.

Pero uno no puede mejorar, si siempre se hace lo mismo.

Por eso… seré jefe de residentes.  


spacer